viernes, 31 de octubre de 2008

Hijo


A Miguel Ángel


Dulce pequeño de alma ingenua,
niño travieso que vive el momento;
tuyo es el verso que voy escribiendo,
mío es tu rostro pues es mi contento.

Eres mi sol y tu luz es mi aliento,
es mi deseo ser yo tu agua viva;
eres el mar del cual yo me alimento,
es mi deseo ser guía en tu vida.


2 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Amigo Laín:

Tengo una mención para ti, por la dedicación y entusiasmo que pones en lo que haces, que son algunas de las llaves del éxito.
No suelo dedicarme a esto pues no me considero autorizado. Pero esta vez, empujado por un colega amigo, he hecho una excepción.
Te invito a que visites:
LIBRO ABIERTO

Un abrazo.
Rudy

Laín Deba dijo...

Estimado Rudy, es un gran honor para mí haber sido nominado a tal mención.
Insisto; y yo que creía que a nadie gustaba este blog.

Agradecido por siempre quedo de tí,

Laín