sábado, 25 de octubre de 2008

Templarios


La leyenda del templario cuenta,
que cuidaba un tal secreto cierto,
del gran hombre que dejó sus vendas,
por la cruz y el espíritu hambriento.

Caminaba en soledad el guardián,
apoyaba y debía sostener;
aquel nombre de lo justo y leal,
cuando algunos lograban comprender.

Y su espada con la fe y el valor
que sólo demostraría un noble;
destruía lo que no fuera amor,
con valiente templanza de roble.

Y en el último apogeo final,
cuando el mundo no creyó nada más;
la leyenda templaria del grial,
fue enterrada en la luz de un jamás.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas tardes amigo,soy Fernando. Es hermosa la poesía que escribes.

Hasta pronto

Laín Deba dijo...

Fernando, gracias por pasarte y comentar.
Un saludo

Chache dijo...

Curioso verso...

Comencé un guión cinematográfico llamado "los últimos días del temple" he dedicado algo más de seis meses a documentarme sobre los Templarios. Y estoy sólo un poco más informado que al principio, pero lo más enigmatico de todas mis consultas es que casi todas acaban en Maria Magdalena.

"La leyenda del templario cuenta,
que cuidaba un tal secreto cierto..."

y tan cierto como ocultado. Me ha gustado mucho Laín. Ya ves tus blogs se han convertido en mi segunda casa y tu por lo que veo pareces hermano mío... ya que compartes casi todos mis gustos.

Excelente!!!

Laín Deba dijo...

Pero mira tú, chache; resulta que también estoy escribiendo una novela relacionada con algo de los templarios.Pero es tanta la información que sin querer necesito según he ido escribiendo, que nosé si algún día la termine y me atreva a subirla a inter o quizá quien sabe editarla.
Realmente coincidimos en muchas cosas, chache.Y pues ésta es tu casa amigo, porque para todos me nace el hecho de dar cuando yo escribo.
Además que lo que hasta ahora de ti he leído, realmente me ha gustado.Y siento que tienes muchísimo más por entregar.
Recibe un abrazo sincero de hondo agradecimiento, por haber dado el primer paso para conocernos.

Laín