lunes, 20 de junio de 2011

Tren de vida




Y yo que pensaba que en el tren de vida,
Todos yendo juntos sonreían.
Y yo que pensaba que en el tren de vida,
La elección de subir no era tuya, de aquél, ni mía.

Hoy me doy cuenta que en sus vagones,
Van muchos seres de mil formas y colores;
Incluso algunos que no quieren sentarse al lado de otros,
Los miro desde mi puesto y les pido el acomodo.

Y yo sigo adaptando y abriendo ventanas,
A aquellos que lo piden, lo doy por nada.
Total es mi trabajo escuchar cuando me hablan.

El tren de la vida y sus pasajeros,
se detendrán en algún momento.
Será entonces cuando para compañeros,
el tranvía se sentirá como un desierto.
Porque al ir hacia adelante,
Un tren sólo guarda recuerdos.

De todos modos, cuando el tren quede vacío;
Nos veremos en la estación primera,
Aquella de donde partimos.

2 comentarios:

lecturayescritura dijo...

Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios educativos porque la verdad es que son de un valor enorme en esta época de internet.
Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

Laín Deba dijo...

Estimado,

Muchas gracias.

Reciba usted un muy cordial saludo.

Gracias en verdad.